Menu
Proteger la biodiversidad amenazada de los territorios de Ultramar
30%

Una asociación clave en Martinica para la creación de un corredor ecológico

A finales de noviembre de 2020, el Parque Natural Regional de Martinica y la Granja de Galion (EAG) se comprometieron conjuntamente con la creación de un corredor ecológico favorable al Cuitlacoche pechiblanco en la península de Caravelle.

Terreno de EAG © Nancy JACQUELIN / PNRM

Conciliar las actividades agrícolas y la conservación de una especie de ave endémica y protegida

El EAG ahora cubre la mayor parte de la tierra agrícola en la península de Caravelle. Como tal, tiene un control de la tierra de alrededor de 1.800 ha, incluidas casi 1.200 ha de área agrícola útil (SAU) y algunas áreas boscosas anexas.

Las actividades que se practican se refieren principalmente a la cría de ganado vacuno y caprino, así como al cultivo de la caña de azúcar. Este producto se utiliza principalmente para abastecer a la famosa Fábrica Galion, fundada en la década de 1860 cerca del río del mismo nombre.

Actualmente es la única unidad de producción de azúcar en Martinica y continúa la tradición. Con la urbanización, estas actividades humanas conducen gradualmente a la fragmentación y pérdida del hábitat del Cuitlacoche pechiblanco (Ramphocinclus brachyurus), presente en Martinica exclusivamente en la península de Caravelle.

Deseando implementar la creación de continuidades ecológicas adaptadas a la especie, en estrecha consulta con la profesión agrícola: el PNRM solicitó al EAG estudiar la posibilidad de crear un corredor ecológico en dos de las parcelas agrícolas de las que es propietario.

A tal efecto, se firmó un acuerdo marco de colaboración bilateral, en el que se definen los compromisos respectivos de las dos partes para la implementación de esta acción emblemática del proyecto Life BIODIV’OM en Martinica.

Esto ayudará a restaurar parte del hábitat que históricamente disfrutó esta ave. Este desarrollo, en particular, permitirá dotar a la especie de mejores condiciones de reproducción, para que pueda progresar en número y distribución en el territorio.

También se planifica el monitoreo ornitológico para evaluar las tendencias de la población en la Reserva Natural Nacional Caravelle y en el exterior. Esto ayudará a mantener la biodiversidad en un ambiente agrícola, ya que otras especies de flora y fauna nativas podrán colonizar el espacio.

Cuitlacoche pechiblanco © Pierre CROUZIER